¿Sabías que los animales son considerados bienes muebles por las leyes chilenas?

 

Sí, aunque parezca increíble esa es su realidad: los animales son tratados como son objetos y cosas por el derecho, lo que los deja desprotegidos en términos legales cuando son víctimas de abusos y maltratos.

Los animales no son muebles, no son cosas, no son objetos ni simples artículos de propiedad privada. Los animales son nuestros amigos, nuestros compañeros, incluso algunos son parte de nuestra familia. Por eso, los animales deben ser reconocidos como “seres sintientes” por la nueva Constitución, para ser sujetos de la consideración moral y el respeto que se merecen.